A day in Porta Norte

Versión en Español

At Ciudad Porta Norte, we strive to facilitate physical activity, connection with nature, and belonging. We do this by preserving natural waterways, building tree-lined trees, parks, and squares with lots of greenery, promoting sports, and more to promote culture.

In this story, I imagine what a father’s day will be like enjoying Porta Norte’s European town lifestyle.


I wake up at 5:30 am on a Tuesday. I open my eyes and see my roof supported by wooden beams from the trees of Porta Norte. My feet are on the bamboo floor and stretch my arms.

I go out onto my terrace, take a deep breath of fresh air and watch the tops of the trees dance in synchrony. It is one of the last summer breezes. But, then, I remember that I have a tennis match at 6:00 am.

I cross an inner courtyard on my way to the kitchen. I make myself a cup of freshly ground coffee beans, grab a plate, a knife, and salt. The mornings in the yard are spectacular. On a typical morning, the sun hits the mango tree, the birds sing, and the weather is chilly while I sip my fresh brew.

I go out into the inner courtyard and am greeted by my dog, Max, wagging his tail as usual. I walk through the grass barefoot until I reach my morning chair under the mango tree. Before I sit down, I stretch out my arm and pluck a ripe mango. I sit listening to the voices in the garden as I scratch Max’s furry neck. The birds sing as they drink water from the little waterfall in the pool.

A lot of little animals come here in the summer when they need water. That’s the beauty of having a courtyard connected to Mariposa Creek —it attracts biodiversity. I breathe in the fresh air before I begin to meditate. I close my eyes and focus on my breath.

In the end, I give thanks for another day and plan my day while I peel the mango and eat it with a bit of salt. Then I ponder, do I go to the Bike Park at midday? Do I bike? To the office? the orchard? the park? the river? a square? For a stroll?

I get ready for tennis and go to the Sports Club to play with a friend from 6:00 am to 7:00 am. Then, I go back to the house, grab the hose, freshen up the floor and my head. When I’m done, I start watering the plants. I love watching the plants grow, especially my tomatoes and cucumbers; it’s eatable art. My garden is pesticide-free because I want the birds, bees, and butterflies to grow as nature commands.

I continue my virtuous morning and go to the sauna for a few minutes. Inside I’m thinking about my new project, a small house overlooking the creek. I’m going to put a small office there.

When I finish, I take a dip in the pool, play with Max for a while and go to change. Then I meet up with the rest of the family. They say they want to go to our usual café in Plaza Fundadores for breakfast. So we grab Max and head out the front door to a pedestrian street.

Render Calle Peatonal en Porta Norte
Pedestrian street

This is my favorite street. It is full of pots with plants and ends with access to Mariposa Creek. We walk a little and see some children running in the community garden and the amphitheater in the park. The laughter of the children running is the music of the neighborhood. My son wants to go and play with them, but I tell him we will join them later.

Render de Calle Secundaria en Porta Norte
Secondary street

We walk along a tree-lined street where the trees form a green roof. The squirrels keep moving from tree to tree. It is nice to see how some rays of light pass through the canopy of the trees. The brightly colored veraneras are overflowing from the balconies.

We walked to the plaza in 3 minutes. On arrival, we greet neighbors and friends. A couple of people are enjoying their hot coffee while reading the news under the tree shade. The elders are in their usual corner chatting.

Plaza Fundadores en Porta Norte
Plaza Fundadores

There is a fountain in the middle of the plaza, and you can hear the water drops falling. Brightly colored mosaics dress up the fountain.

My favorite places in the square are the bookshop and the market where they sell fresh food. In addition, there is a park for children to play in and a dog park—the smell of freshly baked bread permeates the plaza.

Marco, the waiter, smiles at us and asks, “The same as always?” We nod. We enjoy our toast while we do some people and dog watching in the plaza until we finish.

My office is on the second floor of the plaza. I say goodbye with a hug, a kiss and go to work. My office has an antique wooden desk facing my balcony, which overlooks the María Prieta River, is full of plants, and has a hammock with a mola design.

I like to keep the doors open to take advantage of the cross ventilation and to see nature. It’s a great inspiration for writing. Also, the eaves over my balcony keep the rain out.

At lunchtime, I decide to exercise. I am thankful that I have direct access to rivers from my house and office. I walk down to the plaza and cross the pergolas that lead down to the river. Next to the volleyball court, I join the yoga group and then go for a hike.

There is a microclimate; the air is cooler and humid due to the river. The smell of the tropical forest is identical to that of El Valle or Cerro Azul. I walk for several kilometers, seeing howler monkeys, blue butterflies, iguanas, ñeques, small fish, bees, and hummingbirds.

The riverbank has countless species of trees. Some of them are huge centenarians. I enjoy the fruit trees the most because I love to take them home with me. The canopies form a green roof that cuddles me.

Árbol en Porta Norte
Tree Canopy in the Maria Prieta River

Occasionally there are cave-like passages formed by bamboo. I feel like I’m in a movie when I walk through them. The track is made of gravel, and every 2 minutes, there are spaces with benches, picnic tables, and barbecues made of wood, stone, and brick.

Many people love to come down and play. How nice to have that dose of tropical nature just a few steps away on any given Tuesday. It’s food for the spirit. When I finish exercising, I approach the edge of the river where some children bathe and play with frogs. I watch the water flow between the rocks, kneel, dip my hands in the cold water and soak my face.

Río María Prieta en Porta Norte
María Prieta River

I go home, bathe, cook and have a home-cooked lunch with my partner. Lunch includes vegetables from the community garden and free-range chicken eggs that we buy at the market.

Before returning to the office, I have to pick up my son from school. So I go out the front door and grab my bike parked next to the door. On the way, I greet many parents who are walking back with their children. Next, I ride by the Plaza del Amor. When I arrive, I wait a few minutes for the soccer match to finish.

On the way back along the cycle path, my son decides to go and play in the park. So we go for a while. The space we like the most is the vegetable garden. He enjoys pulling up vegetables and seeing the roots.

There we both learn about permaculture. There is a wide variety of flowers, vegetables, fruits, and medicinal plants. Medicinal plants used to be a mystery to me, but I am learning more and more about them. Now I drink anti-inflammatory teas.

I enjoy feeding the fish in the irrigation ponds. When I leave, I take a couple of vegetables with us for dinner. I leave him at home and walk back to the office to work some more.

The bells are ringing in the distance, so it’s 6:00 pm; as usual, I watch the sunset in the hammock on the balcony. A few minutes pass, and I see a couple of friends downstairs having a few beers in the plaza under the trees. I give in to temptation and join them at their table. As I arrive I am grinning from ear to ear, and we all greet each other with a hug. I order myself a glass of wine, an appetizer, and we start telling stories.

I have plans for the evening. First, I’m going to cook on the wood-fired barbecue on my terrace with my family. As dinner time arrives, I say goodbye to the table. Some of them have already started to dance to the guitarist’s songs, so I wave them goodbye from afar.

As I walk back to my house, I get a silly smile on my face when I see so much life on the street. The lighting at night gives me a warm feeling. Finally, I cross my pedestrian street and enter my home, where I am greeted by nephews and nieces who arrived early to play.

I begin preparing the wood-fired barbecue and rinsing the vegetables from the garden. Finally, we end the evening sharing the barbecue, a few dishes that each of us brought, including the fruit from the river, wine, and good conversation at a long, narrow wooden table under the full moon.

Some nephews and nieces decide to dip in the jacuzzi while others water the plants. Finally, at the end of the night, we all say goodbye and go to sleep. I look at my phone and get excited because I surpassed my 10,000 steps a day. Then, I thank this joyous day and go to sleep.

What a great day.


Subscribe to my blog:

Processing…
Success! You're on the list.

Seamos optimistas y definidos

El libro Zero to One de Peter Thiel trata sobre las estrategias para construir un futuro mejor a través de startups. Peter es de los emprendedores más reconocidos de Silicon Valley, cofundador de PayPal, Palantir, Founders Fund y fue el primer inversionista externo de Facebook. A Diciembre 2020 su patrimonio es de $7.3 billones.

El libro detalla la filosofía y estrategias necesarias para crear startups con crecimiento exponencial como: crear monopolios, evadir competencia, apostar por tecnología nueva, crear cultos, la importancia de los fundadores y más. El título, Zero to One, hace referencia a dos tipos de empresas:

  • 0 a 1: crean productos o servicios nuevos a través de tecnología. Ej: Google, Apple, etc.
  • 1 a n: se copian y expanden productos o servicios existentes. Ej: restaurantes, gasolineras, etc.
Peter Thiel Graph of Technology vs Globalization
Tipos de crecimiento

Este post se enfoca en el capítulo 6, YOU ARE NOT A LOTTERY TICKET, que desarrolla diferentes visiones de sociedades. Una sociedad puede tener 2 tipos de visiones:

  1. Definida: el futuro es claro y esto te permite crear un plan para construirlo.
  2. Indefinida: el futuro es confuso y random.

Si piensas que el futuro es definido, entonces tiene sentido tratar de entenderlo y cambiarlo. Pero si piensas que es indefinido, entonces no tienes la capacidad de visualizar el futuro, renunciarás a tratar de modificarlo, atribuirás el cambio a la suerte y verás cómo otros crean historia.

Una sociedad también tiene otros 2 tipos de visiones: optimista, que le da la bienvenida al futuro, o pesimista, que le da miedo lo que vaya a pasar.

  1. Optimista: el futuro es mejor. 
  2. Pesimista: el futuro es peor. 

Cuando combinas estos dos grupos de visiones en una matriz de 2×2, genera 4 cuadrantes de visiones de sociedades.

Peter Thiel Graph (Optimistic, Pessimistic, Determinate, Indeterminate)
Ejemplos de países y épocas ubicados en cada cuadrante.

Ahora explicaré cada cuadrante usando los ejemplos del libro, luego explicaré donde ha estado Panamá, dónde está y que debe hacer para convertirse en una sociedad optimista y definida.

Pesimista e Indefinida

Todas las culturas tienen un mito de un declive desde una época dorada. Una sociedad con una visión pesimista e indefinida prevé un futuro peor, no sabe cómo se ve, ni qué hacer al respecto. Históricamente este es el cuadrante más común.

Esta es la visión de Europa desde 1970, cuando el continente se sometió a una burocracia sin visión, a políticas cada vez más socialistas y a crear tantas leyes que han terminado siendo una camisa de fuerza a la innovación. Desde adentro saben que tienen políticas insostenibles que llevarán a tiempos más difíciles pero, hasta que ese momento llegue, disfrutan de los subsidios del estado.

Evolución del Hombre Fuerte
Europa está entre la 3era y 4ta etapa.

Pesimista y Definida

Una sociedad con visión pesimista y definida prevé un futuro peor, tiene una idea clara de cómo se ve y se prepara para afrontarlo. 

China es pesimista y definida. Su estrategia de crecimiento es copiarse de lo que ha funcionado en el Oeste, pero sin tener en cuenta la innovación. En China la clase media y alta, que consumen muchos más recursos que la clase baja, se ha expandido drásticamente. China tiene 1.44 billones de personas (al final del 2020), consumiendo recursos naturales. Están en aprietos porque la demanda va incrementando y los recursos naturales son cada vez más escasos, resultando en un costo de vida más caro.

Desde afuera todos piensan que China tiene un futuro grandioso, pero internamente tienen terror y por eso están desesperados por invertir en otros países para sacar su dinero de China.

Optimista e Indefinida

Una sociedad con visión optimista e indefinida prevé un futuro mejor, pero solo construyendo más de lo mismo, así que no hace planes específicos. En vez de trabajar años por inventar algo, las personas optimistas e indefinidas como banqueros, abogados y consultores mejoran procesos de empresas existentes. 

Una persona optimista e indefinida valora el dinero per se. A diferencia, un optimista y definido valora alcanzar metas grandes y el dinero es tan solo un medio para lograrlo.

Peter Thiel Graph on types of careers
Ejemplos de actividades en cada cuadrante.

Finanzas Indefinidas: La industria financiera representa un pensamiento indefinido porque es la manera más grande de hacer dinero cuando no tienes un plan concreto. 

Política Indefinida: Al pueblo le interesa más cómo un político reacciona ante un evento o si dice algo equivocado que su visión a 10 o 20 años.

Antes, el gobierno de Estados Unidos coordinaba soluciones a problemas grandes como tecnología nuclear y exploración espacial. Hoy en día, se enfoca primordialmente en seguros y de repartir dinero.

En la política y en los negocios, debatir sobre procesos o mejoras marginales se ha vuelto la manera de evitar trabajar en planes maestros concretos.

Empresas Indefinidas: A los emprendedores se les dice que tienen que escuchar al cliente, hacer un producto mínimo viable e iterar ese producto hasta el éxito. Pero, el proceso de lean methodology tiene que estar acompañado de una visión atrevida para llegar de 0 a 1.

Pongamos a Apple como ejemplo. Todo el mundo ha experimentado el buen diseño de un producto Apple. Sin embargo, lo más importante que Steve Jobs diseñó fue su empresa. Él ideó un plan maestro de múltiples décadas para crear productos y distribuirlos. Steve Jobs cambió el mundo planificando y entendiendo las necesidades humanas desde first principles, no copiándose.

Una empresa que tiene una visión definida con un plan maestro claro siempre será subestimada por la gente con visión indefinida — que es la mayoría.

Optimista y Definida

Una sociedad con visión optimista y definida tiene la capacidad de imaginarse un futuro mejor, planifica para alcanzarlo y trabajan juntos en un norte claro.  

Desde el siglo XVII hasta los 1960s los optimistas y definidos lideraron el Oeste. Los científicos, ingenieros, doctores y comerciantes construyeron sociedades más ricas, saludables y productivas. Cada generación tenía más inventores y visionarios que la previa.

Ejemplos de hazañas que ejecutaron:

  • En 1843 se construyó en Londres un túnel bajo el río Támesis.
  • En 1869 se construyó el Canal de Suez.
  • En 1889 se construyó la Torre Eiffel, la edificación más alta del mundo por 40 años, en tan solo 793 días.
  • En 1914 se construyó el Canal de Panamá.
  • La construcción del Empire State Building comenzó en 1929 y terminó en 1931.
  • La construcción del Golden Gate Bridge comenzó en 1933 y terminó en 1937.
  • El Manhattan Project comenzó en 1941 y en 1945 habían producido una bomba nuclear.
  • En 1942 se construyó The Alaska Highway que consistió en 2,700 kilómetros en 234 días.
  • El Interstate Highway System de Estados Unidos comenzó en 1956 y en 1965 habían construido 32,200 kilómetros.
  • NASA comenzó el Apollo Program en 1961 y en 1972 habían puesto 12 personas en la luna.

*Pueden ver más ejemplos de proyectos optimistas, definidos y efectivos en el website de Patrick Collison, co-fundador de Stripe.

Los planes atrevidos no sólo eran propuestos por el gobierno. En ~1940 John Reber, un profesor de escuela que era autodidacta y aprendió ingeniería por si mismo, diseñó y promovió el Plan Rebel — que consistía en la construcción de dos represas gigantes en San Francisco, California para ganar 8,000 hectáreas de tierra, agua potable, entre otras cosas. Los periódicos promovieron este plan y llegó hasta el Congreso de Estados Unidos para discutir la viabilidad. Incluso, el ejército construyó un modelo de 6,000 m2. Lastimosamente, el resultado fue que el plan no era viable, así que no se ejecutó.

Hoy en día, si un profesor diseñara y propusiera una visión así nadie la agarraría en serio; es más, lo llamarían loco. Si la visión viniera de alguien poderoso, le dirían que su arrogancia le ha nublado la vista. Hasta los 1950s la sociedad le daba la bienvenida a las visiones grandes. Las visiones atrevidas y grandes del futuro se han vuelto curiosidades del pasado.

No eres un tiquete de lotería.

Tenemos que regresar a un mundo optimista y definido. Los startups son las herramientas más poderosas para lograr ese cambio. Todo comienza rechazando la suerte y atreviéndose a invertir muchos años de esfuerzo en un plan maestro claro y ambicioso.


Las visiones de sociedades cambian de cuadrantes al pasar de los años. Hay que esforzarse por permanecer en el cuadrante optimista y definido. Por lo tanto, como residente de Panamá, la pregunta que me nace es:

¿En qué cuadrante está Panamá?

Antes de 1990, durante la represión militar de la dictadura, la visión era pesimista y definida. Desde de 1990 hasta 2014 ha sido optimista y definida. Durante esa época se construyó la expansión del Canal de Panamá, la primera línea del metro, se fundó Panamá Pacífico, aumentó mucho la inmigración, se le dió seguridad jurídica para que las empresas pudieran operar, se constituyeron nuevas empresas, se mudaron multinacionales a Panamá y hubo un crecimiento económico intenso.

Desde 2014 la visión de Panamá se ha convertido pesimista e indefinida. Hay muchas preocupaciones por el futuro del país. Una grande es que la demagogia agarre poder y que suceda un “segundo Venezuela”. Conozco muchos amigos y líderes de empresas que están invirtiendo en otros países o sacando pasaportes en el extranjero “por si acaso”. La razón más común es: “No es saludable tener todos los huevos en una sola canasta, quién sabe que pasará en Panamá.”

Otro indicador de que prevalece una visión pesimista e indefinida es que hay pocas empresas nuevas. Las pocas nuevas son más de lo mismo como bancos o firmas de abogados. Tenemos demasiados banqueros, abogados o consultores y pocos ingenieros de computadores o científicos.

Entonces, la pregunta del millón entonces es:

¿Cómo Panamá se puede convertir en un país optimista y definido?

Construyendo empresas y startups, incrementando la fuerza laboral tecnológica y apostando por líderes gubernamentales con planes maestros atrevidos. El primer paso es reconocer que el cambio está en nuestras manos. Cada uno de nosotros debe crear y trabajar en planes maestros concretos, ambiciosos y aspiracionales para nuestras vidas.

Los que tienen la capacidad y ganas de tomar riesgos empresariales deberían atreverse a emprender. Los que nos graduamos de buenas universidades debemos evitar la comodidad de optimizar procesos de las compañías de antaño.

Yo era de la vieja armada — un consultor de procesos. Sabía que ese camino no era para mi. Así que, por inspiración de unos amigos que fundaron una compañía, terminé trabajando en un fondo de Venture Capital en Panamá. Allí aprendí de Silicon Valley, de Paul Graham y la incubadora que fundó, Y-Combinator.

En ese fondo, después de conocer tantos emprendedores y aprender sobre ese mundo, decidí atreverme a emprender. En el 2014 co-fundé Porta Norte, donde estamos trabajando por décadas en un modelo urbano donde las personas van primero. La misión es expandir la Ciudad de Panamá para que los residentes de Panamá puedan vivir en barrios caminables, conectados con la naturaleza y con espacios públicos llenos de cultura. Es una visión definida y optimista.

Tengo una década aprendiendo sobre startups y sus fundadores; es uno de mis pasatiempos favoritos. Los fundadores son filósofos contemporáneos que se dedican a cambiar el mundo con sus empresas. Para aprender más de ese mundo recomiendo los Essays de Paul Graham. A los recién graduados les digo que agarrar un trabajo en una empresa grande o agarrar una maestría no son las únicas alternativas — puedes comenzar un startup o trabajar para uno. Paul Graham lo explica bien en su essay A STUDENT’S GUIDE TO STARTUPS.

Debemos aplaudir, apoyar e invertir en startups como Cuanto y Panadata que son las primeras dos startups que han ido a Y-Combinator — que es más difícil que ser aceptado a Harvard. Tengo el honor de ser un inversionista ángel que invirtió en ambas empresas en su primera ronda de levantar capital.

Incentivemos a que los emprendedores y gobiernos piensen en grande. Apoyemos, conversemos y apostemos juntos en planes atrevidos y concretos como:

  • Construir un Charter City.
  • Crear un sistema de ferrys para disfrutar las costas.
  • Desarrollar una universidad top de Computer Science.
  • Independizarnos del petróleo a través de energía renovable.
  • Conectar América con una carretera entre Panamá y Colombia.
  • Construir edificaciones y barrios autosuficientes que generen energía extra.
  • Conectar Panamá, Colombia, Centroamérica y América a través de un tren de alta velocidad.
  • Incrementar la inmigración de científicos, ingenieros, doctores, artistas, emprendedores y constructores en general.

¿Qué otros planes se te ocurren? ¿Cuáles startups, empresas o planes existentes vale la pena apoyar? ¿Cómo podemos ayudar a construir una sociedad definida y optimista?

Aplaudo la iniciativa de construir la playa en Avenida Balboa. Tenía mucho tiempo de no escuchar un plan atrevido y grande en Panamá. Estoy de acuerdo con que el Alcalde debió comunicar su plan antes de ser elegido, pero me encanta que se debata un plan tan ambicioso, concreto y visible. Lo triste es que no exista una conversación profunda sobre la viabilidad.

Panamá tiene la capacidad de ejecutar planes grandes. Pensemos en la organización y colaboración que hubo para recibir al Papa. Se renovaron iglesias, se abrió la expansión del aeropuerto, creamos miles de nuevos hogares temporales, organizamos eventos gigantes nunca antes vistos, aceleramos la apertura del metro y mucho más.

Si tienes algún plan ambicioso, definido y optimista para Panamá o el mundo por favor, compártelo en los comentarios, convérsalo entre amigos, ayuda a que se vuelva realidad e idealmente ejecútalo. Si me lo quieres comentar o piensas que puedo ayudar, por favor házmelo saber a henryfaarup@gmail.com o por mis redes sociales. Con mucho gusto ayudaré. Expandamos la definición de lo que es posible y construyamos juntos un futuro mejor.


Suscríbete a mi blog:

Processing…
Success! You're on the list.

S1E4 • Un día en Porta Norte

Esta es la Parte 4 de 4 de la serie Urbanismo Ecológico.

English Version

En Porta Norte nos esmeramos en facilitar la conexión con la naturaleza, actividad física, cultura, educación y gastronomía. Esto lo hacemos preservando los cauces naturales, sembrando árboles en todas las aceras, construyendo parques y plazas con mucho verdor, apostando por el deporte y más.

A continuación les contaré cómo un padre de familia disfrutaría un día de naturaleza y actividad física en el urbanismo ecológico de Porta Norte:


Me levanto un martes a las 5:30 a.m. Abro los ojos y veo mi techo apoyado de unas vigas de madera de los árboles de Porta Norte. Apoyo los pies en el piso de bamboo y estiro los brazos. 

Salgo a la terraza de mi cuarto, respiro profundo el aire fresco y contemplo cómo las copas de los árboles, que bordean la quebrada, bailan al ritmo de una de las últimas brisas veraneras. Me recuerdo que tengo un partido de tenis a las 6:00 a.m.

Voy de camino a la cocina. Para llegar atravieso un patio interno. Las mañanas son espectaculares allí porque el sol le da al palo de mango y los pájaros están cantando. Antes de ir al patio me hago una taza de café de grano recién molido—nada como el olor a café recién hecho—, agarro un plato, un cuchillo y sal.

Salgo al patio interno y me recibe mi perro, Max, moviendo la cola como siempre. Camino por la hierba descalzo hasta llegar a mi silla mañanera debajo del palo de mango. Antes de sentarme estiro mi brazo y arranco un mango maduro. Me siento a escuchar las voces del jardín mientras le rasco el cuello peludo a Max. Los pájaros cantan mientras toman agua de la cascadita de la piscina. 

Vienen muchos animalitos aquí en el verano cuando les hace falta agua. Esa es la belleza de tener un patio conectado a la Quebrada Mariposa. Respiro el aire fresco antes de comenzar a meditar. Cierro los ojos y le presto atención a mi respiración. 

Al finalizar, doy las gracias por un día más y me pongo a planificar mi día mientras pelo el mango y me lo como con un poco de sal. ¿Voy al Bike Park al medio día? ¿Hago un trail de bici? ¿A la oficina? ¿Al huerto? ¿Al parque? ¿Al río? ¿A alguna plaza? ¿A dar un paseo?

Me alisto para el tenis y me voy al Club Deportivo a jugar con un amigo de 6:00 a.m. a 7:00 a.m. Regreso a la casa, agarro la manguera, refresco el suelo y mi cabeza. Al terminar me pongo a regar las plantas. Me encanta ver las plantas crecer, especialmente mis tomates y pepinos—es una obra de arte dinámica. Mi jardín no tiene pesticidas, pues quiero que puedan crecer bien los pájaros, abejas y mariposas.

Continúo con mi mañana virtuosa y me voy al sauna por unos minutos. Adentro voy ideando mi nuevo proyecto, una pequeña casita que mira hacia la quebrada. Allí voy a poner un pequeño despacho.

Al terminar me doy un chapuzón en la piscina, juego un ratito con Max y me voy a cambiar. Luego me encuentro con el resto de la familia. Dicen que quieren ir a nuestra cafetería habitual en Plaza Fundadores a desayunar. Agarramos a Max y salimos por la puerta principal a una calle peatonal. 

Render Calle Peatonal en Porta Norte
Calle peatonal

Esta es mi calle favorita, esta llena de potes con plantas que termina con un mirador y acceso a la Quebrada Mariposa. Caminamos un poco y vemos a lo lejos en el parque a unos niños corriendo en el huerto comunitario y el anfiteatro. Las risas de los niños corriendo es la música del barrio. Mi hijo quiere ir a jugar con ellos, pero le digo que más tarde. 

Render de Calle Secundaria en Porta Norte
Calle secundaria

Caminamos por unas aceras con mucho espacio. A lo largo de la acera hay una hilera de árboles frondosos donde se tocan la copa de los árboles y crean una gran malla verde que da una sombra espectacular. Las ardillas se la pasan moviéndose de un árbol a otro. Es lindo ver cómo algunos rayos de luz atraviesan la copa de los árboles. En esta época están las veraneras de colores vivos desbordándose de los balcones, exhibiéndose en todo su esplendor.

Llegamos a la plaza en tan solo 3 minutos caminando. Saludamos a vecinos y amigos. Hay un par de gente sentada disfrutando su café caliente mientras leen las noticias bajo la sombra de los guayacanes. Los mayores están en su esquina de siempre conversando.

Plaza Fundadores en Porta Norte
Plaza Fundadores

Los guayacanes son un espectáculo, pero más cuando se ponen amarillos. En la mitad de la plaza hay una fuente prendida y se escuchan las gotas de agua caer. La base tiene unos mosaicos de colores vivos.

Mis lugares favoritos de la plaza son la librería y el mercado donde venden comida fresca. Hay un parque para que los niños jueguen y otro para perros. Dejamos a cada uno en su lugar y nos sentamos en las mesas que están en la plaza. Qué delicia el olor a pan recién horneado.

Marco, el camarero, nos sonríe y pregunta: “¿lo mismo de siempre?” Le decimos que sí. Disfrutamos nuestras tostadas relajados hasta culminar el desayuno familiar.

Mi oficina está en el segundo piso de la plaza. Me despido con un abrazo, un beso y me voy a trabajar. Mi oficina tiene una escritorio antiguo de madera que mira hacia mi balcón que tiene vistas al Río María Prieta, está lleno de plantas y tiene una hamaca con almohadas con diseño de molas.

Me gusta mantener las puertas abiertas para aprovechar la ventilación cruzada y ver la naturaleza. Es una gran inspiración para escribir. El alero que cubre mi balcón no permite que la lluvia entre.

A la hora del almuerzo decido hacer ejercicio. Doy gracias por tener acceso directo al río desde mi casa y oficina. Bajo a la plaza y atravieso las pérgolas que dirigen hacía el río. A un costado de la canchita de volleyball, me uno con el grupo de yoga y luego me voy a hacer un hike. 

Hay un microclima, se siente el aire más húmedo y fresco por el río. El olor a bosque tropical es idéntico al de El Valle o Cerro Azul. Hago un recorrido de varios kilómetros, veo monos aulladores, mariposas azules, iguanas, ñeques, pescaditos, abejas y colibríes. 

La orilla de río tiene innumerable especies de árboles. Algunos son centenarios enormes. Los que más disfruto son los árboles frutales porque me encanta llevarme papaya, plátano y aguacate a la casa. Las copas forman un techo verde que me acobija. 

Árbol en Porta Norte
Copa de árboles en el Río María Prieta

De vez en cuando hay pasadizos con forma de cueva formados por bamboo a cada lado del sendero. Me siento como en una película cuando los atravieso. El sendero está hecho de piedritas y cada 2 minutos hay espacios con bancas, mesas de campo y barbacoas hechas de madera, piedra y ladrillo. 

A muchos les encanta bajar a hacer un asado y un pique nique. Qué rico tener esa dosis de naturaleza tropical un martes cualquiera a tan solo unos pasos. Es alimento para el espíritu. Al terminar de hacer ejercicio me acerco al borde del río donde hay unos niños bañándose jugando con ranitas. Observo cómo el agua pasa entre las rocas, me arrodillo, meto mis manos en el agua fría y me remojo la cara.

Río María Prieta en Porta Norte
La orilla del Río María Prieta

Voy a la casa, me baño, cocino y almuerzo comida casera con mi pareja. El almuerzo tiene un par de vegetales del huerto comunitario y los huevos de gallina de patio que compramos en el mercado.

Antes de regresar a la oficina, busco a mi hijo a la escuela en bicicleta. Salgo por la puerta principal y agarro mi bicicleta que está estacionada al lado de la puerta. En el camino saludo a muchos padres que están regresando caminando con sus hijos. Paso por la Plaza del Amor. Al llegar, espero unos minutos a que termine de jugar soccer en las canchas deportivas que están junto a la escuela.

Regresando por la cicloruta se le ocurre a mi hijo pasar a jugar al parque así que vamos un ratito. El espacio que más nos gusta del parque es el huerto. Él disfruta ensuciándose las manos de tierra para arrancar verduras y ver las raíces.

Allí aprendemos los dos de permacultura. Hay una variedad enorme de flores, vegetales, frutas y plantas medicinales. Las plantas medicinales antes era un misterio para mí pero cada vez voy aprendiendo más. Ahora tomo tés antiinflamatorios. Disfruto mucho de darle de comer a los peces que están en los estanques de irrigación. Me llevo un par de verduras para la cena.

Lo dejo en la casa y regreso caminando a la oficina a trabajar un poco más. Suenan las campanas a lo lejos así que son las 6:00 pm, como de costumbre, me pongo a ver el atardecer en la hamaca del balcón. 

Pasan unos minutos y veo que hay un par de amigos abajo juntándose a tomar unas cervezas en la plaza, bajo los árboles. Cedo ante la tentación y voy a acompañarlos. Llego a la mesa y me entra una sonrisa de oreja a oreja y todos nos saludamos con un abrazo. Me pido una copa de vino, una entrada y comenzamos a echar cuentos. 

Tengo planes para la noche. Voy a cocinar en la barbacoa de leña de mi terraza con mi familia. Me despido de la mesa. Algunos ya se pararon a bailar las canciones del guitarrista de la noche así que levanto mi mano y me despido de lejos. 

Camino de regreso a mi casa y se me pone una sonrisa al ver tanta vida en la calle. La iluminación de noche tiene un toque cálido. Atravieso mi calle peatonal debajo de unas luces de feria y entro a mi casa donde me reciben unos sobrinos que llegaron temprano a jugar. 

Me pongo a preparar la barbacoa de leña y a enjuagar las verduras del huerto. Terminamos la noche compartiendo el asado, unos platos que cada uno trajo, vino y buenas conversaciones en una mesa de madera angosta y larga bajo la luna llena. 

Unos sobrinos deciden meterse a bañar al pequeño jacuzzi mientras otros riegan las plantas que están en los potes. Al finalizar la noche nos despedimos todos y nos vamos a dormir. Me fijo en mi celular y me emociono porque llegué a mis 10,000 pasos diarios. Cierro los ojos viendo las vigas hechas de madera de Porta Norte en el techo. Qué gran día.


Suscríbete a mi blog:

Processing…
Success! You're on the list.