S1E2 • Éxodo urbano-rural del fin de semana

Esta es la Parte 2 de 4 de la serie Urbanismo Ecológico.

Los residentes de la Ciudad de Panamá estamos hundidos en un mar de concreto y carros. Vivimos en un país con una naturaleza envidiable, que deseamos disfrutar a diario, pero se nos hace difícil dentro de la ciudad. 

La mayoría de los adultos de esta generación pasamos frustrados de lunes a viernes encerrados en la oficina y en el carro. Hay un leve sentimiento de nostalgia de cuando éramos niños, porque la jornada escolar era más corta que la laboral y teníamos oportunidades fáciles para hacer deportes, ir al parque, correr y explorar bajo el sol. 

¿En qué momento los adultos perdimos el hábito de jugar al aire libre? 

El deseo de estar al aire libre no se va, se acumula. La deficiencia de naturaleza tiene un efecto profundo en nuestro estado físico y mental.

Cuando estoy encerrado todo el día me siento con poca energía, frustrado y estresado. Pero si doy un paseo en la naturaleza siento una paz que envuelve el resto de mi día. El contacto con la naturaleza es una necesidad. 

La ausencia de naturaleza en los días laborales es el origen de “el éxodo urbano-rural del fin de semana”. El fin de semana es el único momento de la semana en que los adultos tienen tiempo para jugar bajo el sol. Por eso manejamos horas a las playas y montañas para satisfacer este deseo, dejando atrás la ciudad vacía. 

A veces nos desahogamos los días laborales manejando apurados de madrugada a los escasos parques de la ciudad para hacer ejercicio y respirar aire fresco. 

Este problema no puede continuar. Nuestro entorno debe facilitar el disfrute de la naturaleza en la ciudad, todos los días y en todas partes. Necesitamos un urbanismo ecológico, es decir, una ciudad más verde que integre la naturaleza para restaurar el balance de la Ciudad de Panamá. 


Suscríbete a mi blog:

Processing…
Success! You're on the list.
Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Inline Feedbacks
View all comments
trackback
6 months ago

[…] Es semana santa y la ciudad está vacía. Los ciudadanos están aprovechando los días libres para conectar con la naturaleza fuera de la ciudad —fenómeno que explico en la publicación éxodo urbano-rural.  […]